BIM: Construyendo antes de construir

BIM es el acrónimo de “Building Information Modeling” en referencia al “Modelado de Información de la Construcción”. Los expertos recomiendan el uso de éste modelo digital, vital dentro del ciclo de vida de un proyecto de construcción.

 

El BIM es una poderosa herramienta que nos sirve como un prototipo digital, nos permite revisar y corregir errores que más adelante nos originarían gastos extras en nuestro proyecto. Así el BIM nos permite construir antes de construir, con la creación de un modelo digital en 3D que evitará procesos y trabajos innecesarios. Por ello los dueños de las obras son los principales interesados en que sus construcciones sean realizadas en base al BIM. De hecho, los expertos calculan que en el corto plazo las empresas constructoras que no trabajen en base a este modelo corren un serio riesgo de salir de mercado.

¿Qué es el BIM?

El BIM es una metodología de trabajo colaborativo que documenta todo el ciclo de vida de la edificación y las infraestructuras, haciendo uso de herramientas informáticas con el  fin de generar un repositorio único con toda la información útil para todos los agentes que participan en él. Así, existe un Modelo de  Concepto, Modelo Arquitectónico, Modelo Constructivo o Supervisión de Obra, y un Modelo para la Operación.

El BIM promueve formas diferentes de pensar y actuar a las tradicionales, pasando de una visión a cortoplacista a una a largo plazo y multidisciplinaria. Esto conlleva cambios en los modelos de negocio de los agentes de la construcción, por ello todos los grupos de interés deben participar en el modelo una vez que se ha iniciado.

Sus ventajas

Esta herramienta permite maximizar el valor que se entrega a todos los agentes que participan en el proceso constructivo, reduciendo las actividades que no benefician a ninguna de las partes. La utilización de BIM aporta mejoras en la estimación y cumplimiento de plazos y costos además que ayuda a mejorar los aspectos artesanales de nuestra industria, potenciándolos y abriendo nuevas perspectivas a esa creación.

Con la preconstrucción de una infraestructura en un entorno digital se puede emplear tanto en construcciones de nueva planta de edificación y obra civil como en proyectos de rehabilitación, cambios de uso, restauración de patrimonio, mantenimiento, etc.

La toma de datos digital combinada con la metodología BIM puede aportar grandes mejoras de precisión, ahorro de costos y tiempos en todo tipo de proyectos de construcción.

Una de las grandes ventajas del BIM es hacer uso de un contenedor único con toda la información ordenada, coordinada, coherente y compartida de la construcción, y de toda lo que se genera durante su explotación y mantenimiento, esto facilita la interoperatividad en tiempo real entre los agentes participantes durante todo el ciclo de vida de la edificación.

BIM es la metodología utilizada desde hace años en algunos países (Noruega, Finlandia, EEUU, Australia, Canadá, Reino Unido, etc.) que ha permitido importantes ahorros en los costos reales y en los plazos de ejecución, así como en la gestión del mantenimiento.

BIM interesa y beneficia a todos los actores de los sectores del urbanismo, arquitectura, ingeniería, construcción, edificación, infraestructuras, geotecnia; y a propietarios, constructores, técnicos proyectistas, ayuntamientos, oficinas de catastro, entre otras.

Dado que es altamente escalable, su grado de implementación puede ajustarse a los requisitos del proyecto y al grado de preparación de los agentes. Es posible compaginarlo con el uso de metodologías y tecnologías tradicionales, siempre y cuando esto sea perfectamente documentado y acordado entre las partes. De hecho, esto es algo que sucede en la mayoría de proyectos que implementan BIM.

Speak Your Mind

*